La cuarta pared

comica cuarta pared 1 comica cuarta pared 2

Una simple gota de sudor, como en la peli aquella de “Total Recall”, puede abrir las puertas a un universo propio de Philip K. Dick.

El caso es que estaba luchando con unos tornillos rebeldes y poniéndome perdido de grasa (cuando tenía que haber salido pitando ya que tenía una cita) y descubrí esa gota colgando de un mechón de cabello, como si fuera el rocío en una brizna de hierba.

Pero el pelo es tejido muerto, y además estaba seco. ¿Cómo había aparecido allí la icónica gota? ¿Llegó allí mediante una salpicadura, tan típica de los cómics? De repente me di cuenta que estaba mirando alternativamente el pelo y el espacio frente a mí -la cuarta pared que diría Diderot– mientras hablaba solo. Francamente inquietante.

La batería quedó perfecta. Toda la ropa fue a la lavadora. La temperatura de la cochera sigue siendo de unos 38,5º y no bajará hasta la madrugada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.