La palabra perdida

comic palabra perdida-1
comic palabra perdida-2

El podcast que estaba escuchando iba sobre las Islas Orcadas y ciertos yacimientos arqueológicos neolít… (a ver N-E-O-L-I-T-I-C-O-S) del Neolítico tardío como el de Skara Brae y el Ness of Brodgar. Estamos hablando del 3200-2300 A.C. y unas poblaciones de diez casas con sus respectivas vallas y almacenes de grano.

Quiero recalcar esto porque en este tipo de programas “del misterio” me gusta ser prudente. El locutor hablaba con entusiasmo de una civilización madre que podía haber migrado hasta Egipto y enseñado a los incultos habitantes del desierto cómo construir pirámides. A ver chaval, que cuando en las Orcadas estaban levantando sus cortijillos de piedra, en Almería se alzaban ciudades de una hectárea de superficie, y empezaban a descubrir los trucos de la metalurgia.

Bien, en un momento del podcast explicaban que el análisis del ADN presente en los huesos de pobladores del Ness de Brodgar había dado un resultado enigmático: una elevada cantidad de vitamina D, que en un lugar como las Orcadas (de días oscuros y nublados) era muy difícil, ya que se sintetiza bajo la piel mediante la acción de la luz solar, específicamente los rayos UV-B.

Uniendo a esto la leyenda muy posterior de poblaciones que venían de un lugar llamado XXXXXX que significa “donde no se pone el sol” ya nos está dando la evidencia de poblaciones emigrantes de la Civilización Madre (Atlantis! Mu! Lemuria!) tal vez refugiados de la catástrofe que destruyó su localización originaria.

No está mal, pero tal como me habían enseñado a mí la historia, los humanos que empezaron a poblar el norte de Europa desarrollaron un par de habilidades para hacerse con esa vitamina D tan escasa: una, despigmentando su piel del color naturalmente oscuro, para absorber más radiación solar (lo que llevó a esas variantes humanas rubicundas y llenas de venitas en las mejillas y nariz); y por otro lado, desarrollando la tolerancia a la lactosa. La leche es una fuente natural de vitamina D, como lo son también los hongos y el pescado azul (y sabemos que los habitantes de las Orcadas consumían buenas dosis de pescado).

Por otro lado, no sé las capacidades de un análisis en huesos de enterramientos europeos de hace cinco mil años, con un ADN degradado y contaminado; tampoco tenía claro que hubiera restos de esta gente pero resulta que sí, hay dos huesos: uno es una ulna (uno de los huesos del antebrazo) descubierto en agosto de 2019 y parece haber sido colocado a propósito en los cimientos de la llamada Estructura 10; el otro es un húmero, hallado en 2016 junto con otros huesos largos de ganado. Los dos son de la misma época (y la misma persona?) (¿era esa persona un poblador que ofrecía su brazo en sacrificio, o un prisionero? ¿O los huesos de un antepasado?)

El caso es que no he encontrado ningún informe sobre los resultados del análisis, ni en el Instituto Arqueológico de la Highland University ni en la propia Fundación de Ness of Brodgar, así que no puedo decir más sobre esas afirmaciones. Iba a mirar algo de eso cuando me puse mi café y a mirar las novedades de Apple, pero en mi cabeza estaba la nebulosa afirmación de esa mítica XXXX. ¿Tenía algo que ver con Ritchie Valens? Recordaba una frase que decía “Algunos lo llaman Valhalla, otros XXXX, y otros más, el Infierno” y me daba espanto de niño.

Con estas elucubraciones en mente, en ese momento exacto, aparece esta pantalla.

Avalon. No era Ritchie Valens, era Frankie Avalon. Se me pusieron los pelos de punta. Por mucho que digan acerca del espionaje de Internet, todos estos razonamientos venían rodando en mi cabeza, y el “Avalon” de la noticia no tenía nada que ver (en contexto, era el posible nombre del próximo sistema operativo de los ordenadores Apple).

Luego resultó que, aunque la palabra que yo buscaba mentalmente era “Avalon”, lo que había dicho el periodista en el podcast era “Hiperbórea” y aunque luego se identificaban junto con “Thule” y otras tierras míticas del Norte, lo cierto es que pertenecen a tradiciones culturales y a fechas totalmente distintas: Hiperbórea es un mito griego sobre una tierra habitada por gigantes, y Avalon es una creación medieval que refiere a un lugar lleno de manzanos. Puede que… manzanos gigantes. Habrá que investigar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.