comic-hubble-1 comic-hubble-2 comic-hubble-3Un poquito de realismo científico. Todo esto viene de una imagen de Star Trek VIII en la que se ve al Enterprise navegando a través de unas nubes de gas muy parecidas a los “Pilares de la Creación“, unas columnas de hidrógeno molecular y polvo modeladas por los vientos estelares. La foto la tomó el telescopio Hubble un año antes del estreno de la película, en 1995, y todavía es una de las imágenes más populares e inspiradoras de la astronomía.

Pilares de la Creación, foto del HubblePero, como casi todas las fotos del espacio, está trucada. No al estilo de las imágenes que siempre ilustran un agujero negro o un exoplaneta (que son cuadros pintados o imágenes de síntesis con un texto muy pequeñito debajo que dice “interpretación artística”). No, la foto del Hubble es real, sólo que tiene una exposición muy larga y además captura distintas longitudes de onda del espectro electromagnético a las que nosotros no tenemos acceso, representándola luego como luz. Es decir, para una intensidad de radiación infrarroja dada, se pintarán píxeles más o menos brillantes. Luego la foto se colorea arbitrariamente por capas. Por ejemplo en la foto de los Pilares, que están en la nebulosa del Águila en M16*,  la luz verdosa corresponde a la emisión del hidrógeno; el amarillo, al azufre ionizado, y el azul al oxígeno. Además la imagen es un mosaico de 32 fotos separadas, por eso falta la esquina superior derecha**.

Como los pilares están a 7.000 años luz de aquí, difícilmente podríamos verlos aunque mañana nos regalaran los planos de un motor de curvatura. Aunque el tamaño de estas cosas es monstruoso, inimaginable -el pilar de la izquierda tiene cuatro años luz de punta a punta- unas imágenes del telescopio Spitzer sugieren que todo el conjunto fue destruido por la explosión de una supernova hace 6.000 años.

– El nombre del crucero Belerofonte es desafortunado, ya que el tipo -el domador de Pegaso-  intentó llegar al Olimpo montado en él, pero le dio un mareo y se estrelló contra el suelo. Lo que pasa es que estaba escuchando un calipso de Harry Belafonte y se quedó así.

– He usado el término paraluz, un arcaísmo de la traducción de 1977 del guión de George Lucas para Star Wars. Posteriormente se usaría “hiperluz” o “supraluz”, quedando paraluz como un término pseudotecnológico para freakies. Pero a mí me gusta.

– Nótese el uso de la maniobra Picard para estirar la miserable bata médica.

– Hay un monólogo en Galactica (serie que por otra parte no aprecio mucho) que resulta adecuado citar aquí; es la queja de un androide demasiado humano:

«[…]En todos tus viajes, ¿has visto alguna vez una supernova?
Vi una estrella explotar y expulsar los bloques fundamentales del universo: otras estrellas, otros planetas, y eventualmente, otra vida. Una supernova. Creación en sí misma. Estaba allí. Quise verla y ser parte del momento.

¿Y sabes cómo percibí uno de los momentos más gloriosos del Universo? ¡Con estas ridículas esferas gelatinosas en mi cráneo! Con ojos diseñados para percibir sólo una pequeña fracción del espectro electromagnético. Con oídos diseñados para percibir solamente vibraciones a través del aire.

¡No quiero ser humano! Quiero ver rayos gamma. Quiero escuchar los rayos X. Quiero oler la materia oscura. ¿Entiendes lo absurdo de mi? Ni siquiera puedo expresarlo correctamente porque debo conceptualizar ideas complejas en este estúpido y limitado lenguaje oral. Quiero alcanzar más allá con algo más que estas garras prensiles y sentir el viento solar de una supernova soplando sobre mí.

¡Soy una máquina, y quiero saber mucho más! ¡Puedo experimentar mucho más, pero estoy atrapado en este cuerpo absurdo! ¿Y por qué? Porque mis cinco creadores pensaron que Dios lo quería así»

* NGC6611 es un cúmulo estelar vecino a la nebulosa que también forma parte de M16.

** en la que salía un crucero de asalto Reptiliano que tuvo que ser discretamente borrado con Photoshop por la NASA.