Una teleplastia, en lenguaje parapsicológico, es una manifestación material de una fuerza sobrenatural en forma de imagen que puede ser de tipo fotográfico o esquemático (la psicografía, por otra parte, se refiere a los fenómenos de escritura y dibujo automáticos generados por ciertos mediums en estado de trance). El fenómeno de las Caras de Bélmez se encuadra dentro de esta definición, aunque sus causas son inciertas. Yo recuerdo el caso desde sus publicaciones iniciales en Mundo Desconocido y otras revistas allá por los ’70. Brevemente, es algo así:

En casa de María Gómez Cámara, una señora que vivía en la calle Real, 5 del pueblo de Bélmez de la Moraleda (Jaén) se habían formado una serie de rostros esquemáticos en el suelo de cemento. Estos rostros reaparecían al ser arrancados, y se formaban lentamente sobre el cemento sin intervención humana. El origen sobrenatural de las psicografías (o teleplastias, si la hipótesis es correcta) se podría rastrear a restos humanos del cementerio medieval que yace bajo la casa, en combinación con corrientes de agua subterráneas que convierten este punto preciso en un foco de energía psíquica.

Luego, varios análisis concluyeron que las caras mostraban trazas de pincel y residuos de pigmentos químicos afines a colorantes comunes en la industria, clasificando todo el fenómeno inmediatamente como fraude perpetrado por personas afines a doña María y casi seguramente sin conocimiento o participación de esta última. Todo el impacto sobrenatural de las Caras de Bélmez quedó reducido a un eco que aparece y desaparece según el momento. Y así siguió la cosa durante estos 41 años.

Después de mucho leer sobre estos casos, siempre te queda la intriga o tal vez el morbo de ver la realidad que provocó todo este revuelo. La opinión que me queda de fondo es que se trataba de pareidolias provocadas por la humedad sobre el cemento: las manchas con aspecto de caras, al ser mostradas, cobraban corporeidad inmediata a los ojos del testigo. Si encima luego se perfilaron para preservarlas (con nitrato de plata en las originales, con pintura o simplemente aceite en las nuevas) pues ya el objeto se vuelve tangible. La pareidolia es un artefacto mental muy potente, y nadie escapa a ella: esta escena de una playa nudista seguirá siendo lo mismo a pesar de que digan que es una microfotografía de la superficie de poliamida de un circuito impreso después de ser expuesta a la acción de los iones para el estampado. ¿Acaso ver las caras originales in situ podría cambiar mi opinión? No, a no ser que llevase conmigo un laboratorio y técnicos para el análisis de muestras.

Pero uno tiene ansias de contactar con los límites de lo extraño, así que cuando volvía en coche de vacaciones escuchando un podcast de Espacio en Blanco (sobre las posibilidades de hallar vida inteligente en los  nuevos sistemas planetarios) y pasé delante del cartel de carretera que indica

GUADIX
Bélmez de la Moraleda

titubeé por un momento. Realmente tenía ganas de llegar a casa… entonces los locutores del programa se fueron por las ramas y empezaron a hablar de las Caras. Ese tipo de casualidades puede conmigo, así que tomé el desvío a Bélmez.

Esta foto tiene un efecto Cuarto Milenio aplicado.La casa en cuestión no está señalizada como cualquier reclamo turístico, así que tuve que andar un poco por el pueblo hasta dar con el lugar que está a espaldas del Ayuntamiento. Un gato me indicó el camino. La cuestión es que la casita está cerrada, ya que María murió hace ocho años ya. Un cartel en la puerta indicaba que las visitas eran sábados y domingos previa cita, y no se podía filmar/fotografiar el interior. Lástima!

Tenía entendido que el Ayuntamiento había solicitado ayudas para construir un Centro de Interpretación de las Caras hace un par de años, y me resultaba raro que no hubiera nada a la vista. ¿Cosas de la crisis? Por lo visto la historia del Centro fue más bien una promesa del PSOE local y la Junta de Andalucía se desentendió. Otras fuentes indican que la subvención se ha otorgado (parte del dinero es de la Diputación de Jaén, parte de fondos de la UE) y ronda los 700-800.000 euros.

Por otra parte, se habló de la compra -por parte del Ayuntamiento- de la casa que se ve en la foto, por la que se pedía la suma de 600.000 euros. Pero, ¡un momento! hay una indicación: la casa de las Nuevas Caras está a la vuelta de la esquina. ¿Y eso?

EL MISTERIO DE LAS “CARAS” CONTINÚA EN
LAS NUEVAS CARAS DE BÉLMEZ

Este texto aparece en un edificio de tres plantas, en apariencia más moderno que la casa de María pero que corresponde a la vivienda donde ella nació. Dado que la explicación paranormal implica que María era en parte el vector causante de las teleplastias, tiene lógica que tras su muerte empezaran a manifestarse más rostros fantasmagóricos en este lugar. El estilo de los dibujos es totalmente diferente -ya que las manifestaciones no son reproducciones fotográficas de rostros de muertos, sino esbozos bastante toscos*.

En la balconada también hay un cartel que indica “CASA-MUSEO”, pero ¡ay! igualmente está cerrada y sólo abre sábados y domingos previa cita telefónica. Sí se indica que es posible hacer fotos y vídeo.

Investigando un poco -porque tanto los sitios “pro-caras” como los “escépticos” han dejado el tema correr- resulta que la web del Ayuntamiento de Bélmez de la Moraleda confirma la concesión de 858.000 euros para un Centro Cultural Polivalente con la, digamos, excusa de las Caras; Centro que se estaría acabando de construir pero no corresponde a la Casa-Museo de la que hablamos antes. En realidad está en frente a un parque no muy lejos de allí.

Total, que el Misterio de las Caras continúa. Como he dicho antes, no las vi y de poco hubiera valido aparte de dejar constancia de ello. Pero dejando de lado la interpretación picaresca o sobrenatural, ¿El Centro existe como tal? ¿Para qué se usa? ¿Qué pasa con la casa original, sigue en venta por cien millones de pesetas? ¿Han arreglado el problema de humedades? ¿Y la casa nueva, está habitada o se vende o es un museo? Nadie ha vuelto a decir una palabra sobre el asunto desde el revuelo de 2011. Si de verdad es un timo ¿por qué nadie levanta un dedo al respecto? Si no lo es ¿por qué no se hacen las cosas de forma seria?

Terminamos la excursión por Bélmez con una ventana tapiada cerca del centro de estas energías etéricas: pasando por delante me di cuenta, a los rayos del sol poniente, de unas formas inconfundibles que aparecían sobre el cemento. A ver si es cosa mía o realmente están allí.

Nazis. Siempre aparecen en estos casos. ¿Por qué tapiarían ese umbral, sellándolo repetidas veces con el poderoso símbolo del shakti? Ah, misterios, misterios sin fin.

Algunos enlaces…

Artículo de Luis Mariano Fernández ante el fallecimiento de la señora de las caras.
Artículo de Pedro Amorós argumentando la génesis de las caras. Amorós es presidente del SEIP (Sociedad Española de Investigaciones Parapsicológicas) en cuya web -que requiere una puesta a punto urgente- se encuentran varios artículos sobre el tema.
Por poner alguno en oposición, uno de los muchos que Magonia dedica al tema.
Uno más moderado en sobreleyendas.com.
Y para rematar, www.carasdebelmez.com es la web de una inmobiliaria en Himeji**!

 

* Hay que decir que, en las teleplastias sobre ectoplasma de los mediums de principios del siglo XX, los rostros también eran dibujados más que imágenes reales. Un ejemplo al final de esta página.

** en la región de Kinki, Japón.

Comparte!