El radiotelescopio de Arecibo, dañado

Un cable de acero se rompió y provocó un desgarro de treinta metros en en el plato de la antena del radiotelescopio de Arecibo (Puerto Rico).

Plato del radiotelescopio de Arecibo
Plato del radiotelescopio de Arecibo, dañado por el accidente
El cable roto.

El enorme y ya algo desfasado radiotelescopio, montado por la Universidad de Cornell en 1960 y que fue durante años la antena más grande del mundo con sus 305 metros de diámetro, está en el fondo de una cuenca kárstica. El plato es fijo, pero la antena está en una plataforma sostenida por cables de acero sobre tres torres de unos cien metros de altura. Esta plataforma móvil permite enfocar el telescopio en cualquier dirección hasta 40º del cénit.

Fue uno de estos cables secundarios de sostén el que de alguna forma se rompió y fue a dar el latigazo sobre los paneles del plato y una pasarela que también ha quedado dañada. Las instalaciones del radiotelescopio ya acusan la edad, y el entorno tropical es bastante agresivo con el equipamiento como puede verse por las fotos. Las operaciones de la instalación han quedado suspendidas hasta que se arreglen los desperfectos.

Las instalaciones de Arecibo han estado varias veces al borde del cierre, pero el gigantesco plato en medio de la selva se ha vuelto un objeto tan icónico (sobre todo por su relación con el Proyecto SETI para la búsqueda de vida extraterrestre) que probablemente acabe convirtiéndose en una atracción turística. De hecho, ya se organizan excursiones para visitarlo desde San Juan de Puerto Rico.

Visto en Vice.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.