Los mejores padres los tienen chiquitos

Captura-de-pantalla-2013-09-17-a-la(s)-00.48.51

Gesto-puño

Por lo visto tener los testículos grandes genera más testosterona, que está unido a la producción de más y mejor esperma. Como es lógico, los que no disponen de la cantidad cuidan la calidad: los padres bajos en testosterona dedican más energía al cuidado de sus hijos, que buen trabajo les ha costado tenerlos. Todas estas teorías nuevas, cuando las miras cuidadosamente, resultan sumamente lógicas desde un punto de vista de eficiencia funcional.

La noticia en castellano en SINC.